Ir al contenido principal

Misiva enemistosa, a modo de advertencia

Antes que nada, quisiera aclarar que lo que van a leer líneas abajo es una parte que fue "sacada" de mi libro por parte de gente responsable de editarlo. El argumento fue: "revela demasiado sobre cómo querés que la gente interprete tus cuentos"; sin embargo, haciendo uso de mi tan temible y reconocido "olfato", me animaría a decir que fue sacado -borrado, expulsado, ninguneado- simplemente porque no gustó.
Quizás por eso, haciendo "justicia poética" con esta carta tan vilipendiada, es que quise publicarla acá, ya que en mi "casa" nadie pone las reglas... ni siquiera yo.

Misiva enemistosa, a modo de advertencia

                                            “Una historia me recordará. Siempre”
                                                                                                    Lima Quintana 

A quien lea estas páginas:

   Lejos de buscar justificar algo de lo escrito, me animo, cual compadrito pendenciero que pretende esperar a su contrincante a la vuelta de la esquina, a buscarle roña. Pero ojo, no vaya a pensar que soy de esos que por cualquier cosas se van a las manos... no no no... No se confunda. Sólo soy un tipo con ínfulas de escritor que busca provocarle.
   Quiero discutir con ud., sacarle una sonrisa o una puteada [lo que le resulte más coveniente], pero bajo ninguna circunstancia toleraría su indiferencia.
   ¿Cómo lo hacemos, entonces? Bueno, la cosa es sencilla: dejando de lado la cuestión farisea de que ud. puede comprar este libro, le aviso que también podrá ubicarme en mi blog. Eso sí, sepa de anteamano que mi blog es como mi casa, así que allá puede que si pasa sin avisar, me encuentre en pelotas, fumándome un pucho tirado sobre el sillón. No es que yo sea un exhibicionista [ni mucho menos], pero en casa suelo ponerme más cómodo, por lo que las cosas que ud. va a encontrar ahí, difícilmente las encontrará en algunas de mis otras publicaciones. Así que siéntase libre de hurgar entre mis pertenencias más privadas. La dirección es fácil, de hecho es la afirmación de la negación de la mirada que tengo de mí mismo, pero si ud., por cuestiones económicas, o por puro vil y desconsiderado amarreterismo no adquiere este ejemplar, tome lápiz y papel [o memorice, según el caso] y anote la siguiente dirección:


   En otro orden de cosas, teniendo en cuenta lo rimbombante del título que elegí para esta misiva, quisiera dejarle un consejo. Este libro no busca ser leído. Mal que me pese [y sobre todo, en desmedro de mis editores], este libro busca ser únicamente una vía de escape, no sólo para mí –en este caso el autor– sino para lxs posibles lectorxs también, porque no concibo una literatura que no se camine, una literatura que quede estática en el lugar donde fue arrojada a su suerte. La literatura tiene que transmitirse, que acompañar al tiempo, a este trascurrir de segundos y, sin ser cómplice de este interminable movimiento terrestre, tiene que conmover... y si es preciso, morir. Mis personajes mueren cada vez que se pasa de hoja, y renacen a ser leídos nuevamente. Así debe ser el sentido de las cosas: la trascendencia a partir de lo que otros cuentan de nosotros.
   Pero me puse metafísico, y no era mi intención. Como dije antes, quería advertirle: estas páginas no dan respuestas, sino preguntas; no resuelven nada, sino que conflictúan; no fueron escritas por amor, sino por necesidad; no buscan agradarle la vida a ud., sino hacerme sentir más acompañando.
   Si ud. cree que soportará el tedio de escarbar en las miserias ajenas y esperar a que surja de entre la podredumbre algún vestigio de humanidad, bueno, entonces tómese el tiempo, pase, recorra y fíjese qué le interesa de estos cuentos. El autor, agradecido.


Cristian Walter
mayo 2014

Comentarios

  1. ¿Tan Cristian Walter ibas a ser? ¡Me hubiera gustado encontrar esto en el libro!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Tempestad

Siglos de soledad fría mañana turbia. En esta tempestad,                                                 desangrándote.
Sombras en la pared el tiempo que no llega; un después que tiende a                                                      desaparecer.
Nubes de cal cubren mi ventana gris; en la oscuridad busco tu luz. El destino apuesta por última vez. En la oscuridad, enlaoscuridad, tu luz.
Se marchita el sol con sus besos rabiosos. El silencio viene                                                  sin saber de vos.
Ríos de sal tiñen tu grito febril; en la oscuridad busco tu luz. Agoniza el sueño sin saber por qué. En la oscuridad de esta tempestad, tu luz.


                                                                       MARZO 2013

ELENA*

“y luego, como si le hubieran soltado los resortes de su pena,  se dio vuelta sobre sí misma una y otra vez, una y otra vez” (Juan Rulfo)
  –porque ‘no’ y ¡listo! –dijo Elena.    Fue un ‘no’ rotundo y enfático, preciso y determinante; un ‘no’ tan amargo que las palabras que vinieran después estarían de más; sin embargo, el golpe seco del revés de la mano de Mario dejó en claro que ese ‘listo’ no había dado por terminada la conversación.   Ella se frotó el lado de la cara donde el ardor aún se mantenía firme y detuvo las lágrimas antes de que se hicieran evidentes. no voy a llorar, se dijo a sí misma.   Mario la miraba con la impunidad de los que saben que jamás recibirán respuesta. ‘a los perros los acostumbrás a los golpes –le había dicho su padre alguna vez–, se conforman con los huesos’, y él creció viendo a su madre acostumbrarse.   –¿ve lo que me hace hacer? –le dijo Mario con tono amenazante. 
  Elena no respondió; no dijo nada; no hizo gesto alguno; sólo se frotaba la mejilla. En su…

Larga noche

"Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí." Augusto Monterroso

Oscuridad. Frío. La humedad perforando los huesos. Antes... no, no recordaba el antes. Sentía que desde su antes hasta su ahora habían pasado días, meses... siglos. Siglos de vivir huyendo, temblando por las noches, escuchando un rugido a la distancia, o unas fauces moliendo huesos, o el quejido de algún infeliz que no corrió con la misma suerte.    Suerte, muerte, peste. Notaba la pestilencia de la caverna en la que ahora se encontraba pasando los segundos empapado en una oscuridad amenazante.   Oscuridad, penumbra; ojos abiertos o cerrados, da igual.   Ahora no se vislumbraba nada. No había ni siquiera esa luz primigenia que había originado las sombras que durante tanto tiempo lo habían perturbado. Quizás por eso sus párpados, pesados, no reaccionaban; no respondían, negándose a sucumbir ante la curiosidad.   ¿Acaso no fue la asesina del gato? ¿y entonces? ¿por qué ahora él debería mostrar una valentía que …