Traducir

No es casual

No es casual que quiera gritarle al mundo que aún existo
que llevo tu aliento apretado contra mi pecho,
embarrándome de pies a cabeza mientras me ata los tobillos.

No es casual que te piense en la soledad de la cocina
sumergido en el humo de mi pipa
y cegado por el brillo de la pantalla.

No es casual que te busque en cada recoveco de la casa
en la alacena, detrás de las verduras, dentro del frasco de café
en fondo húmedo del mate.

No es casual que no sepa respirar sin tu recuerdo
que no pueda caminar sin el remolino que provoca tu cadera
sin la turbulencia que deja tu andar.

No es casual que todo te traiga a mi cabeza
el sonido de los pájaros, los ladridos de Manyula,
el goteo insistente de la canilla de la cocina.

No es casual que revise tu respiración cada segundo de la noche
que duerma intranquilo en tu abrazo
que me pierda en el movimiento de tus párpados.

No es casual, lo sé;
quizá por eso te escribo.

                                                          Noviembre, 2015
Seguir leyendo...>>

El idioma hegemónico*

  –¿y ése? –preguntó curiosa.
  –Ése tiene forma de elefante –respondió la otra con aires de docente; aunque no sabía si era un elefante porque no conocía los elefantes, o los conocía pero no los llamaba elefantes; ese nombre fue impuesto por ellos, por aquellos, por los otros, no por ellas. Ellos nombraban a las cosas, rotulándolas con un idioma desconocido, con un idioma que a garrotazos fue llamando tigre a los tigres, cebra a las cebras, elefante a los elefantes. Ellas repetían el idioma hegemónico sin entender bien por qué lo hacían.
  –¿y aquél? –preguntó de nuevo la más chiquita.
  –¡qué sé yo! –respondió la otra con fastidio, mientras seguía mirando hacia abajo tratando de encontrarle forma a las  cosas.
  Luego, aburrida por el juego y abatida por la conformidad general, abrió su pecho y abandonó su amargura sobre la Tierra.

  Esa tarde llovió sesenta milímetros sobre el zoológico de la Capital. Quienes caminaban cerca juraban que el agua de la lluvia tenía un triste sabor salado.


*publicado en el libro TRAZOS TRIZAS TROZOS (cantamañanas, 2011)
Seguir leyendo...>>

*Esa pelotita

  Tiemblan las sombras de frío y tiritan detrás de las lápidas. Saben que el aullido de la tierra húmeda es provocado por cada maquinalmente calculado cuchillazo de la pala de punta que la penetra, al tiempo que brilla resplandeciente y deja escapar la sonrisa socarrona.
  La brisa siente miedo y se queda agazapada en un rincón del cementerio.
  Las hojas evitan el bailoteo y los árboles están más silenciosos que de costumbre.
  El perro se lamenta la pérdida de su amo y se pregunta por qué cruzó la calle en busca de esa pelotita color rojo sangre.

*publicado en TRAZOS TRIZAS TROZOS (cantamañanas, 2011)
Seguir leyendo...>>

Tan insuficiente [adaptación libérrima de otra locura lírica escrita hace tiempo]

Ya no tengo nada que perder,
no queda nada que ocultar,
ni redoblo mis apuestas.

Por esta ilusión de merecer que el tiempo debe perdonar
a los que no tienen respuesta, voy atravesando la pared
porque es difícil, hoy, volar, y no tentarse en los balcones.

Y aunque sea imposible de prever,
       ya ves,
me cuesta respirar
                            con tanta mierda en mis pulmones.

Hoy
todo es tan de menos
tan de más
                 tan insuficiente.

Hoy
todo es tan ajeno
tan mortal
                 inevitablemente

Cargo en mi espalda los porqués
de la discusión con mi destino
y alguna que otra yerba.

Y aunque esquivo con astucia los tal vez
me choco en mi camino con Sísifo y su piedra.

Voy rodando junto a mi niñez
y el tipo que ya no seré me pide explicaciones;

tras los pasos de alguna mujer [pálida e infiel] encuentro sus razones.

Hoy
todo es tan de menos
tan de más
                 tan insuficiente.

Hoy
todo es tan ajeno
tan mortal
                 inevitablemente

Descartando toda sensatez, sitiado por el más acá, maltrato una guitarra;
voy dejando atrás la lucidez y en mi cuenta personal sólo queda esta resaca.
Seguir leyendo...>>

Hasta luego (Serie Negra, poema VI)

Quisiera conocer tu idioma
para decirte gracias
hasta luego.

Quisiera poder comunicarme con vos,
aunque sea con un ronroneo o un áspero lengüetazo.

Quisiera oirte arañar la puerta de entrada
para pedirme comida
una caricia
o saber que aún estoy vivo

Quisiera poder saltar como vos
jugar como vos
amar como vos.

Cómo me encantaría saber que mañana,
cuando las putas obligaciones me reclamen,
y cuando mi persistente cobardía me obligue a acudir,
vos vas a estar en la puerta para despedirme
y para verme llegar.
Como me encantaría ver las marcas de tus pasos en el sillón,
la marca de tu reposo en mi almohada.

No sabés cuánto deseaba que conocieras a Cata,
que jugaras con ella,
que seas compinche de sus macanas.
No sabés cuánto te extraño,
ni cuánto te necesito;

no lo sabés porque sólo conozco estas palabras,
porque por más que deseara saber tu idioma
para decirte gracias
hasta luego,
por más que deseara que vos estuvieras rompiendo los brazos de sillón negro,
y yo,
jugando mal el papel de humanoadulto responsable,
te retara con un beso o una caricia cómplices,
por más que quisiera
no va a pasar;

por lo menos no en esta vida.

Te extraño

y espero que sepas hacer uso de esa paciencia
tan tuya
tan contagiable
para esperarme.

Todavía falta,
pero prometo irte a buscar.

                                     Ene 2015
Seguir leyendo...>>

Mientras acaricio tu espalda chiquita

La habitación se achica,
el techo baja, apretándome certero contra las sábanas.

¿A quién le importa si es domingo o martes
cuando puedo oler desde acá
tu perfume a vida nueva
a conciencia de estreno?

¿Quién necesita de espejos
si con tus ojos
el reflejo que proyecta mi silueta cansada
rejuvenece sin mendigar parpadeos,
sin pedir una vuelta más alrededor de
la cama?

La distancia se espesa;
la luz se desvanece;
mi sombra
mi aburrida y obsoleta sombra
mi cansada sombra
mi abrumada sombra
busca explicaciones o un abrazo
o alguna mueca de que es cierto eso de
laputaquevalelapenaestarvivo
o simplemente un
"quedate tranqui, viejo".

Y tu respiración
tu monocorde
tu aliviadora respiración
tu sinfónica
tu salvadora respiración
aparece
atraviesa
me perfora el pecho
las ganas
el tiempo
deja un hueco, 
un agujero negro
y se queda, 
desplazando y reemplazando 
haciendo de ese todo [casi nada]
un nuevo todo
redecorando
tirando abajo paredes enmohecidas
alquitranadas nicotinizadas
empezando nuevamente el
desdeaquíyenadelante frenético

Lo que alguna vez fui,
[o más bien, la pretensión de ello]
huye
despavorido
en manada
se me escurre entre tanta palabrería adulta/responsable
entre tanto debe/haber no querido y aceptado

Así quedamos los dos, desnudos:
vos sin ropa
yo sin ataduras

Tu pecho se infla sobre mi pecho
aplanándome
clarificándome

¿Cuándo fue que todo empezó a tener sentido?

Me perdí
Lo sé

No equivoqué el camino,
no,
elegí otro
otro camino
otros caminantes
otro caminar
Haciendo siempre lo mismo
para lo que fui criado
moldeado
amasado
manoseado

¿Y ahora? Vos
Durmiendo sobre mi pecho,
alejando certezas
trayendo todo lo demás.

Vos
siempre vos

Durmiendo y enajenándote,
y echando a patadas
a la noche vigilante del vano de la puerta.

y me aferro a vos
dispuesto a poner la cabeza dentro de la boca del cocodrilo

y te acaricio

y mientras más te acaricio
los sinsentidos desfilan fuera de la casa
se van sin despedidas
haciendo berrinches
dando portazos
[sin adioses
sin luto
ni sangre]

Mientras acaricio tu espalda chiquita 
siento tu pecho nuevo en mi cara

No sé si sonrío

pero los moretones de ayer ya no duelen
ya se fueron.

[No importa si soy javier o cristian
y vos catalina o gonzalo
no importa siquiera esta humana certidumbre]

                                        MARZO 2015

Seguir leyendo...>>

Tempestad

Siglos de soledad
fría mañana turbia.
En esta tempestad,
                                                desangrándote.

Sombras en la pared
el tiempo que no llega;
un después que tiende a
                                                     desaparecer.

Nubes de cal cubren mi ventana gris;
en la oscuridad busco tu luz.
El destino apuesta por última vez.
En la oscuridad, enlaoscuridad, tu luz.

Se marchita el sol
con sus besos rabiosos.
El silencio viene
                                                 sin saber de vos.

Ríos de sal tiñen tu grito febril;
en la oscuridad busco tu luz.
Agoniza el sueño sin saber por qué.
En la oscuridad de esta tempestad, tu luz.


                                                                       MARZO 2013
Seguir leyendo...>>

Catalina trae

Catalina trae su sonrisa
de otro tiempo, de otra era
dibujando estelas en el aire y porvenir,
prometiendo nuevas esperanzas,
rodillas raspadas,
lágrimas y sal.

Catalina trae promesas de peleas en la mesa
de montones de 'no-entendés-nada'
de portazos que gritan los deseos de escapar.

Catalina trae un olor a sangre nueva,
a tierra mojada,
a pasto húmedo,
a corridas con Manyula,
a lengüetazos con Poti,
a ronroneos con la Negra,
a barro hasta la garganta.

Catalina trae un nuevo ritmo,
un nuevo bombeo de la sangre
una nueva contracción del corazón ajena al sístole y diástole,
más que mejor, diferente.

Catalina trae un tiempo más lento
que ya no sabe de horas o segundos
que ya no respeta minutos ni meses.
Catalina trae un tiempo que se mide 
en sonrisas
en dibujos de estelas
en nuevas esperanzas
en rodillas gastadas
en lágrimas y sal
en promesas de peleas en la mesa
en portazos con deseos de escapar.

Catalina trae su sonrisa casi inexistente,
de otro tiempo,
que dibuja detrás de unas paredes de cristal
y me dice:
-¡quedate tranqui, viejo! ¡quedate tranqui!


                                         SEP 2014
Seguir leyendo...>>